La tradición del carbón dulce, curiosidades que nos encantan - Sweetit

La tradición del carbón dulce

carbon-dulce-de-reyes

La tradición del carbón dulce pasa año tras años por nuestro hogares junto a frases como estas:

Has sido bueno este año? Mira que te traen Carbón!

Y es que aunque hayamos sido buenísimos o por el contrario, necesitemos mejorar, el carbón dulce es una de esas cosas que, a pesar de representar un pequeño toque de atención, no deja de ser una tradición entrañable y divertida.

Se trata de un dulce con alto contenido en azúcar, propio de fechas navideñas, de aspecto muy similar al carbón real, de color gris oscuro o negro y textura de roca dura. La tradición dice que se deja el 6 de enero a los niños que no se han portado del todo bien durante el año.

 

ORIGEN O LEYENDA

Como la mayoría de leyendas, el origen es algo incierto pero muchos apuntan a que esta tradición radica en la figura de Carbonilla.

Se dice que éste era un paje de sus majestades los Reyes Magos cuyo cometido era vigilar como se comportaban los niños durante el año.

La noche en que los Reyes Magos entraban en las casas para dejar regalos, Carbonilla acudía a los hogares de los niños que se habían portado mal y les dejaba un trocito de carbón dulce.

Aunque es una costumbre instaurada para reprender cariñosamente a los pequeños y advertirles de que han de portarse mejor, también se regala a los niños que se han portado bien, pues a todos, hayas sido más o menos traviesos, les gusta saborear un trocito de carbón dulce.

Diferentes versiones

Otras versiones cuentan que eran los duendes quienes portaban el carbón dulce a los pequeños de la casa, siendo ellos quienes se encargaban de ponerlo en los zapatos de los niños que se portaban mal.

Entre las historias más locales encontramos la del Olentzero en Navarra.

El Olentzero era el personaje mitológico, representado por un señor manchado de carbón, encargado de llevárselo a los niños que se portaban mal.

Y no podemos olvidarnos de Santa Claus que, para saber qué niños se han portado bien y merecen regalos, los observa con un telescopio mágico, además de ayudarse de otros seres mágicos para ver si los pequeños hacen de las suyas o se han portado bien.

Si un niño se ha comportado mal, se dice que vendría Carbonilla y no Santa Claus, trayendo consigo solo carbón.

Como veis hay historias para todos los gustos y, si bien el origen del carbón dulce comparte siempre el mismo significado, no se le quitan a uno las ganas de hacer alguna que otra travesura para ganarse un trocito de esta pequeña y tradicional, a la vez que original forma de tomar una golosina dulce.

Así que contadnos…¿cómo os habéis portado este año? ¿Tendréis vuestro pedacito?

Y si este año queréis hacedlo vosotros mismos, nuestro profe Paolo nos enseña a hacerlo. Quieres verlo?? Pues a partir del uno de enero lo tendréis disponible aquí

 

ÚNETE
Don`t copy text!